Morá

Zanahoria morá de Cuevas Bajas

La zanahoria original – Producción limitada

Bienvenidos a la página web de la zanahoria morá de Cuevas Bajas. En ella podrás encontrar nuestros productos, elaborados con este tubérculo milenario, que podrás comprar en nuestra tienda online. También encontrarás información sobre la zanahoria morá.

LA ZANAHORIA MORÁ

Un intenso color morado y un tamaño medio mayor que el de las zanahorias que encontramos en el supermercado dan paso a un interior lleno de tonalidades malvas, lilas y violetas, y en ocasiones, naranjas y blancos, que culminan en el paladar con su característico sabor suave y dulce. Para conseguir esta variedad, a principios de verano se realiza la siembra, en la que previamente se ha sometido a una cuidada selección de las semillas para preservar sus características intactas.

PROPIEDADES

Como buen alimento 100% natural, y dado que su cultivo se realiza de forma tradicional y estacionaria, sin artificios de por medio, la zanahoria morá ha mantenido sus propiedades inalteradas desde el inicio de los tiempos. Entre otros beneficios para el organismo, regula la función intestinal, tiene un poder antioxidante seis veces superior a la zanahoria naranja, cuenta con propiedades antiparasitarias, estimula el apetito, protege de enfermedades cardiacas, estimula la visión, potencia el sistema inmunológico y es beneficiosa para la piel. Además, según un estudio de la Universidad de Málaga, su sabor dulce con un pequeño punto picante es también un afrodisiaco. ¿Necesitas más motivos para probarla?

Tantos son los beneficios de la zanahoria y tal es la rigurosidad y el cuidado con la que se recolecta, que nuestros productos han sido galardonados con diferentes premios y distinciones.

Un poco de historia

Mucha gente piensa que la variedad original de la zanahoria es la naranja, al ser la más extendida, pero lo cierto es que están en un error.

Cultivada en oriente hace ya 3 milenios, llegó a España en el siglo XIII a través del Estrecho de Gibraltar. Fue a orillas del río Genil donde los árabes, dadas las características de la zona, decidieron cultivar este tubérculo que, poco a poco, se iría convirtiendo en todo un emblema de Cuevas Bajas, el pueblo donde la hemos disfrutado desde hace generaciones. De hecho, aún en la ribera de este río se puede ver la noria que esta ancestral civilización instaló para usar las aguas como sistema de regadío.

Y es que en Andalucía siempre hemos sido amantes de preservar las tradiciones. Por ello, y sumado a la calidad del producto, se dieron las condiciones para que, cultivándose de forma tradicional, la zanahoria morá se transmitiera de padre a hijo hasta llegar a nuestros días.

Plantada durante los primeros días de verano y cosechada a finales de noviembre y principios de diciembre, su presencia siempre ha sido signo de la llegada del frío. Tanto es así que, con el paso de los años, se convertido en el ingrediente estrella de los platos de invierno.

Hace ya siglos, de hecho, que por su sabor dulce y suave se convirtió en el complemento ideal para las migas, tan típicas en la zona.

Esta combinación, las migas con zanahoria morá, se fue haciendo popular poco a poco. Tanto es así que se comenzó a celebrar a principios del presente siglo la Fiesta de la Zanahoria Morá en Cuevas Bajas. Este evento de interés gastronómico se celebra el primer domingo de diciembre, y es un punto de encuentro para los amantes de esta hortaliza, que comparten recetas y productos hechos con este tubérculo, y descubren más sobre los beneficios del mismo.

Y así hemos llegado a tener en nuestros días esta variedad única en el mundo: cuidando la tradición generación tras generación y seleccionando las mejores semillas para que cada zanahoria sea un producto perfecto y exquisito. ¡Pero aún nos quedan muchos capítulos por escribir en la historia de la zanahoria morá! Coge asiento, porque estos 3000 años de historia han sido solo el principio.